qué hacer en Pilsen (Plzeň)

Pilsen

En este texto te vamos a contar qué hacer en Pilsen. Pero antes tenemos que confesarte algo: sentíamos muchos prejuicios hacia Pilsen (que en checo se llama Plzeň), tantos que en muchos años de relación con la República Checa nunca la habíamos visitado, incluso sabiendo que era una excursión muy fácil desde Praga.

De Praga a Pilsen
De Praga a Pilsen, fácil como beber cerveza buena.

No sabemos la razón, nos imaginábamos que no le llegaría a la suela del zapato a Český Krumlov o a Karlovy Vary, las dos joyas del interior del país, y por eso ni nos habíamos molestado en visitarla.

Solo comenzamos a cambiar de idea cuando en 2015 Pilsen fue declarada una de las capitales culturales europeas, recibiendo grandes inversiones de la Unión. Y el consejo no tardó en llegar: “tienes que ver cómo está bonita Pilsen”.

En 2016 decidimos finalmente poner fin a esa carencia en nuestro currículum checo y conocer la ciudad donde fue inventado el tipo de cerveza más consumido en el planeta. Nos quedamos encantados con lo que vimos e igualmente tristes por no haber ido antes varias veces.

Pilsen (Plzeň)
Pilsen (Plzeň)
Pilsen (Plzeň)

Pilsen fue fundada a final del siglo XIII por el rey Wenceslao II. Por encontrarse a mitad de camino entre Praga y otras metrópolis importantes de Baviera, se enriqueció y creció rápidamente, atrayendo a artistas, arquitectos, intelectuales, líderes religiosos y una poderosa élite, convirtiéndose en la tercera ciudad de Bohemia (atrás solo de Praga y de Kutná Hora), llegando incluso a ser sede temporal del Imperio de los Habsburgo.

La herencia de tanta riqueza e importancia generó lo que hoy es su mayor atracción: un centro histórico precioso, colorido y lleno de teatros, iglesias y edificios de varios estilos, desde el gótico al funcionalista, pasando por el barroco y el jugendstil (la variante alemana del Art Nouveau).

Pero el encanto de Pilsen va más allá.

Su clima es suave, alegre. Con la enorme contribución que supone el anillo de parques que rodea el centro, combina perfectamente la agitación de una ciudad con el ambiente de un pueblo del interior. Si paseas por la ciudad en primavera o verano te vas a apasionar por ella.

Mlýnská strouha
Otro ángulo del Mlýnská strouha, que aparece en la foto que encabeza este texto.
Un centro protegido por lugares en los que descansar.

Siguiendo con el asunto atmósfera, el orgullo cervecero de la ciudad es tan denso que casi se puede palpar.

Restaurante y bares en todos los rincones te recuerdan que estás en la tierra de la cerveza más popular del planeta, la pilsen, y veneran la pureza de la bebida que sale de los barriles de su amada Pilsner Urquell, la fábrica cuya visita recomendamos encarecidamente a los amantes de la cerveza (lee este texto para ver todos los detalles de la visita).

Pilsner Urquell
La Pilsner Urquell es omnipresente.

Es verdad que Pilsen no tiene las colinas de Český Krumlov o Karlovy Vary, que crean un paisaje tan imponente. Pero por ser prácticamente plana, las caminatas entre atracciones son deliciosas y tranquilas.

Y si quieres un punto alto para ver todo desde arriba, la Catedral de San Bartolomé, la maravilla gótica en el medio de la plaza principal, tiene la torre más alta del país y satisface tu deseo rápidamente, siempre que tengas la energía necesaria para subir sus más de 300 escalones.

301 escalones para una vista de 360°.

Nunca vamos a saber por experiencia propia cómo era esa Pilsen de antes de 2015 que no llegamos a conocer. Puede que ya fuese todo eso que vimos ahora, o puede que fuese como nos la imaginábamos. Pero lo que sabemos hoy, y podemos afirmar, es que Pilsen es fantástica y merece muchas visitas y brindis con Pilsner Urquell en su homenaje.

No te pierdas otras excursiones desde Praga:

Qué hacer en Pilsen (Plzeň)

Se puede conocer Pilsen en una excursión muy fácil desde Praga, ya que solo hay menos de 100 km entre las dos ciudades (no te pierdas cómo llegar a Pilsen) y la ciudad es pequeña. Sin embargo, no descartaríamos dormir en Pilsen en una primavera con pronóstico de tiempo bueno.

Independientemente de cuanto tiempo te quedes, tienes que saber que Pilsen tiene dos atracciones que nos parecen imperdibles: por un lado, un paseo tranquilo por el centro antiguo, y por otro lado, una visita a la cervecería Pilsner Urquell.

Recomendamos la primera para todo tipo de viajero, lo que además permite que incluyas otras atracciones si tuvieras interés específico en asuntos como la Segunda Guerra Mundial, la arquitectura, la cerveza, el arte y mucho más. Presentaremos más abajo las atracciones más importantes del centro histórico, y puedes ver otras en la web oficial de la ciudad (en inglés).

pilsen

La segunda atracción es absolutamente imperdible para los amantes de la cerveza y/o de la historia. Por su importancia, tenemos un texto dedicado enteramente a explicar cómo es la visita a la cervecería Pilsner Urquell.

Cuando planees tu visita a la ciudad usando el transporte público, tienes que decidir si vas a querer ver las dos atracciones, porque tu elección de transporte y paradas va a depender de lo que vayas a hacer en Pilsen (tienes todo muy bien explicado en el texto cómo ir de Praga a Pilsen).

Te presentamos a continuación un mapa con la localización de las principales atracciones de Pilsen.

Centro antiguo

El centro antiguo tiene exactamente 23 manzanas de edificios, todos alrededor de la Plaza de la República (Náměstí Republiky), la principal de la ciudad y el lugar donde te recomendamos que pases más tiempo admirando los edificios y las esculturas.

plaza de la república
La Plaza de la República y el centro, vistos desde la catedral.
ayuntamiento de pilsen
El Ayuntamiento, una de las joyas de la plaza; construído en el siglo XVI, en estilo renacentista.
Una calle bonita del centro de Pilsen.

Si el número de manzanas te parece grande, no te asustes. Las puedes ver todas sin prisa, si no quieres entrar en ninguna atracción. Ni siquiera es necesario subirse a los tranvías que vienen y van. Todo puede ser visitado a pie.

Catedral de San Bartolomé (Katedrála svatého Bartoloměje)

La principal referencia de la ciudad tardó más de 200 años en ser construída. Si tienes energías, no dejes de subir los 301 escalones hasta el observatorio de la torre, para ver la ciudad desde arriba. Sí, vale la pena, y todavía más en un día bonito.

Catedral de San Bartolomé, Pilsen
San Bartolomé dominando el paisaje desde el siglo XVI.
Interior de la catedral.

Ah, la torre es la más alta de todas las torres de iglesia de la República Checa, con casi 103 metros hasta la punta más alta.

Pasando por ahí, no te olvides de pasar la mano por lo que un día fue una escultura con cara de ángel, al lado de la catedral. Dicen que tienes que hacer un pedido, que será cumplido, y todas esas zarandajas habituales.

Pobre ángel completamente desfigurado.

Horarios de visita al interior de la catedral:

  • de abril a septiembre, de miércoles a sábado, de 10h a 16h.
  • de octubre a diciembre, de miércoles a viernes, de 10h a 17h.
  • de diciembre a marzo, solo en horarios especiales.

Precio. Adultos: 35 CZK.

Visita a la torre: todos los días, de 10h a 18h (última entrada a las 17h20). Adultos: 50 CZK.

Información actualizada en inglés aquí.

Anillo de parques (Sadový okruh)

El paseo por el centro inevitablemente incluye caminar por el magnífico anillo de parques que lo rodea. Está compuesto por varios pequeños parques conectados que rodean casi por completo el área más bonita de Pilsen. Fue creado en el lugar ocupado por las antiguas murallas de la ciudad. Una idea urbanística fantástica.

El anillo de parques, le falta muy poco para cerrar el círculo.

Los parques son lugares perfectos para descansar y buscar un bar, un café o un restaurante cuando quieras apartarte un poco de los edificios. Todavía mejor si el paseo fuera en la primavera o el verano, cuando los parques están preciosos.

Kopeckého sady
La calle Kopeckého sady, delante del parque de la ciudad (Mestský Park): un excelente lugar para buscar un restaurante.

Memorial Patton

Si te interesa la Segunda Guerra Mundial, probablemente sepas que en 1945 Pilsen llegó a ser liberada de los nazis por los soldados estadounidenses comandados por el general George S. Patton. Sin embargo, no pudieron seguir hasta Praga, y el país acabó en manos de los soviéticos, que establecieron la ocupación que duró hasta 1989.

Patton, todavía en Francia (foto: U.S. Army – dominio público).

El Memorial Patton es el único museo de la República Checa dedicado al ejército de los Estados Unidos y una de las formas que tuvieron los habitantes de Pilsen de agradecer al general y sus tropas el intento de hacer que no cayeran del lado este del Telón de Acero.

Calle Pobřežní, 10. Miércoles a domingo, de 9h a 16h. Adulto: 70 CZK. Informaciones actualizadas aquí.

Museo de la Cerveza (Pivovarské muzeum)

Debe haber unos 45 museos de la cerveza por habitante en la República Checa. Si dudas cuál visitar, bien podrías elegir este, que está en una ciudad con larga tradición cervecera, donde antiguamente funcionaba una fábrica de cerveza del siglo XV y está administrado por la Pilsner Urquell, lo que garantiza un mínimo de calidad.

museo de la cerveza
Fachada del museo, antiguamente una cervecería.

Al contrario de lo que es la visita a la Pilsner Urquell, centrada en ella misma, este museo presenta la historia de la cerveza en la ciudad y también en el mundo. Es muy interesante, aunque no te guste la cerveza.

Pero si tuvieras que elegir entre el museo y la cervecería, ve a la cervecería.

Calle Veleslavínova. De abril a septiembre, de 10h a 18h. De octubre a marzo, de 10h a 18h. Adulto: 90 CZK. Información actualizada aquí.

Gran Sinagoga (Velká synagoga)

Es la segunda mayor sinagoga de Europa y la tercera mayor del mundo. El edificio, terminado en 1888, es precioso. Si tuvieras suerte, puedes incluso disfrutar un concierto de música dentro del templo.

gran sinagoga de pilsen
Con flores delante, está todavía más bonita.

Calle Sady Pětatřicátníků, 35/11. De abril a octubre, de domingo a viernes, de 10h a 18h (menos en festivos y festivales judios). Adulto 70 CZK. Informaciones actualizadas aquí.

Visita a la cervecería Pilsner Urquell (Plzeňský Prazdroj)

Está fuera del centro antiguo de la ciudad, pero se puede llegar a ella a pie (está a un kilómetro de la Plaza de la República). No te pierdas el texto completo que hemos dedicado a la visita.

Pilsner Urquell

Cómo llegar a Pilsen (Plzeň)

Por ser una ciudad importante y por estar cerca de Praga es muy fácil llegar a Pilsen con el transporte público, en coche alquilado, en vehículo con chófer o en excursiones organizadas. Todos los detalles en el texto cómo ir de Praga a Pilsen.

Dónde alojarse y dónde comer en Pilsen (Plzeň)

Si tu visita es turística, y piensas dormir en la ciudad, no tiene mucho sentido salir del centro antiguo y alrededores más próximos. Existen varias opciones dentro de esos límites.

Hotel Central, Pilsen
Hotel Central: más céntrico, imposible.

Compartimos algunas recomendaciones:

  • el 3* con pintas de hotel antiguo Hotel Central, que está justo delante de la Plaza de la República.
  • si prefieres algo con más estilo -y más caro también- el Courtyard by Marriott Pilsen es el más famoso.
  • otras dos opciones céntricas son los menos conocidos Hotel Rango y Hotel U Zvonu, todos casi vecinos los unos de los otros.

Si tuvieras cualquier duda, aprovecha la consultoría gratuita de alojamiento para que te ayudemos a elegir tu hotel.

Además de buenos hoteles, Pilsen también cuenta con bastantes restaurantes deliciosos en el centro antiguo. Basta caminar un poco para encontrar uno que te guste.

Pero si quieres ir directamente a una zona más agradable y con muchas opciones, ve a la calle Kopeckého sady, delante del Parque de la Ciudad (Mestský Park), en el anillo de parques.

Otra buena opción es el restaurante Šenk Na Parkánu, que también está en el centro, al lado del Museo de la Cerveza. Rústico, genuino, frecuentado por los locales, y un buen lugar para comer platos checos.

Šenk Na Parkánu
La entrada casi escondida del Šenk Na Parkánu, detrás del museo.

La fábrica de Pilsner Urquell también tiene un restaurante, llamado Na Spilce, que dice ser el mejor de la República Checa, lo que no sabemos si es un punto a favor o en contra. Es una buena opción si tuvieras mucha hambre antes o después de tu visita a la cervecería. Pero si consigues esperar hasta llegar al centro, hazlo.

NOTA: Este texto contiene enlaces a uno o varios socios del blog. Echa un vistazo a este texto para conocer nuestra política de colaboraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *