qué hacer en dos días en Praga

Castillo de Praga

Dos días en Praga puede ser una buena cantidad de tiempo para conocer la ciudad, pero también te puedes quedar corto, y ahora mismo te explico la razón.

Si recorres la ciudad por cuenta propia, lo más probable es que no consigas ver todas las atracciones de la ciudad con tranquilidad.

Pero si aprovechas para esos dos días nuestro servicio Amigo en Praga, vas a ver las principales atracciones turísticas de la capital checa e ir más allá, conociendo barrios fuera del centro, descubriendo rincones escondidos y escenarios que solo los habitantes de Praga ven. Vas a conocer Praga mejor que la mayoría de los turistas, en un ritmo tranquilo y sin prisas.

Tu Amigo en Praga te va a llevar de un punto a otro, sin perderse por las calles ni tener que intentar descifrar mapas.

Pero si prefieres descubrir Praga por ti mismo, sigue el itinerario que vamos a presentar a continuación y úsalo como base para tu aventura. Es un buen principio y vas a conseguir ver bastantes lugares interesantes.

Importante: el itinerario que proponemos es simplemente una sugestión, puedes cambiar calles y atracciones según tus gustos. Los barrios de Praga tienen calles preciosas, pero no te tienes que circunscribir a las que citamos aquí. No colocamos el tiempo que se tarda en cubrir el itinerario porque eso depende mucho de tu ritmo de paseo, pero estamos pensando en un día completo. Tampoco hay “parada para comer” o “parada para tomar un café” porque eso depende también de tu ritmo.

Y ahora vamos a lo que interesa, que tu tiempo vuela.

No te pierdas:

Qué hacer en dos días en Praga: día 1

Comience con una visión general de la ciudad, en el Monasterio de Strahov. Para llegar al monasterio, toma el tranvía 22 y bájate en la estación Pohořelec.

dos días en Praga: tranvía 22,
Es ese tranvía. A veces usan tranvías más modernos.

En el Monasterio de Strahov, puede que interese visitar la célebre biblioteca, cuya visita se paga. Y si quieres hacer fotos, se paga aparte también. Importante: pagando la entrada normal no vas a poder pasar de la puerta de las dos magníficas bibliotecas; podrás contemplar su interior pero no podrás recorrerlo.

Sal de la biblioteca y camina hasta la puerta que lleva al mirador.

dos días en praga: las vistas
Una bonita primera vista de Praga para ti.

Vuelve a la puerta de entrada al monasterio y baja por la calle Pohořelec. Entra en la primera calle a la izquierda para ver el Loreto. Después, vuelve y sigue bajando por la calle Pohořelec hasta llegar a la atracción más visitada de la República Checa: el Castillo de Praga.

Se pueden recorrer los patios del castillo sin tener que pagar, pero para entrar en las estancias hay que comprar entrada. ¿Sabes que te sugerimos? Que no pagues nada, las partes que se visitan del Castillo de Praga no son tan lujosas o deslumbrantes como, por ejemplo, un Palacio de Versalles. La entrada a la Catedral de San Vito vale un poco más la pena, pero si no quieres pagar, hay una zona considerable de la catedral que se puede visitar libremente, lo que te va a permitir contemplar la grandiosidad de su arquitectura.

Catedral de San Vito, Praga
La primera vista que vas a tener de la catedral.

Después de pasear por el castillo, baja por las calles Ke Hradu, primero, y por la calle Nerudova, a continuación. Esta última es una de las calles más famosas de Praga.

Estatua y escalinata que están en la esquina de la Ke Hradu con la Nerudova.

Continúa por la calle hasta llegar a la Plaza de Malá Strana (Malostranské náměstí). Sigue hasta el Puente de Carlos.

Puente de Carlos en Praga
Aviso: el puente no va a estar así de vacío. Hicimos la foto poco después de salir el sol, hace más de 10 años.

Si quieres, sube a la torre que está en el otro extremo del puente, para tener una vista general de Malá Strana y del castillo.

puente de carlos
¿Vale o no la pena subir a la torre?

Continúa caminando en la misma dirección. Cruza la calle en la compañía de otros miles de turistas y sigue por la calle Karlova. Sigue las señales que indican el camino hacia el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja.

Enseguida vas a ver el Reloj Astronómico y la Iglesia de Nuestra Señora de Týn. Estás en la Plaza de la Ciudad Vieja, uno de los lugares más bonitos de Praga.

Si faltaran pocos minutos para la hora en punto, acércate para ver el espectáculo del Reloj Astronómico. Si faltara mucho tiempo, puedes querer subir a la Torre del Reloj para ver la plaza desde lo alto o, si hubiera horario disponible, visitar las salas históricas o la capilla, donde se pueden ver los apóstoles del reloj.

Plaza de la Ciudad Vieja de Praga
La plaza, la Iglesia de Týn y el monumento a Jan Hus vistos desde lo alto de la torre del reloj.

Consulta si hay conciertos en las dos iglesias de la plaza: Nuestra Señora de Týn y San Nicolás. Si no estuviera lleno, las entradas se pueden comprar en el momento.

Para celebrar el final de tu primer día, sube a la terraza del hotel U Prince (Staroměstské náměstí 29) y pide alguna cerveza acompañada por alguna comida. No es un lugar barato, pero tampoco es escandalosamente caro.

hotel u prince, praga
Vista, en un día feo, desde la terraza del hotel U Prince.

Por la noche, vuelve a los alrededores de la Plaza de la Ciudad Vieja y pasea entre ella y el Puente de Carlos, para ver la ciudad iluminada.

Qué hacer en dos días en Praga: día 2

El día comienza en el Barrio Judío (Josefov), en la estación de metro y tranvía Staroměstská (línea A, verde).

Si quieres entrar a la sinagogas, ve hasta el Museo Judío en Praga y compra la entrada llamada Prague Jewisth Town, que permite entrar a todas las atracciones de la región.

Barrio judío de Praga
A la izquierda, la Sinagoga Vieja (Staronová synagoga), en el barrio Josefov.

Si no estuvieras interesado en visitar todas las sinagogas, compra la entrada llamada Jewish Museum in Prague (ticket B) y concentra tu atención en, por lo menos, la Sinagoga Española y el Antiguo Cementerio Judío.

Sinagoga española en praga
Interior de la fantástica Sinagoga Española.

Cuando termines la visita a las sinagogas y el cementerio judío, vuelve a la Plaza de la Ciudad Vieja para volver a echar un vistazo a este lugar tan precioso.

Pařížská
Rincón de la calle Pařížská (calle de París), con sus árboles.

Sigue por la calle Celetná hasta la Plaza de la República, donde está la Casa Municipal.

casa municipal
Fachada de la Casa Municipal.

Si quieres, sube a la Torre de la Pólvora, que está justo al lado, y observa Praga desde un nuevo ángulo diferente (no dejes de conocer las mejores torres para ver Praga desde lo alto.

torre de la polvora de praga
Vista de Praga desde lo alto de la Torre de la Pólvora.

Después, sigue por la calle Na Příkopě hasta llegar en la Plaza de Wenceslao. Sube la avenida hasta la estatua de San Wenceslao, y disfruta de las vistas. Continúa hasta las escalinatas del Museo Nacional (Národní muzeum), desde donde las vistas son todavía mejores.

Plaza de Wenceslao
La Plaza de Wenceslao (Václavské náměstí): allí al fondo, junto al Museo Nacional, está la estatua de San Wenceslao

Baja por la avenida y gira a la izquierda en la calle Vodičkova, y toma el tranvía 5, también en dirección a la izquierda. En 5 minutos, vas a estar en la estación Jiráskovo náměstí, justo delante de la Casa Danzante, el edificio que parece una pareja bailando. Sube hasta el bar que hay en la terraza y tómate algo.

Casa Danzante
La Casa Danzante de Praga, a orillas del río Moldava.

Cuando salgas de la Casa Danzante, camina acompañando el río en dirección al castillo. Para un poco para contemplar el magnífico Teatro Nacional.

Teatro Nacional
El Teatro Nacional. Por la noche es todavía más bonito.

Para acabar tu día, sigue caminando a lo largo del río, para llenar tus pupilas con una de las vistas más bonitas que vas a recordar de Praga.

Esperamos que te haya gustado y que vuelvas a Praga con más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *